Saltar al contenido
Remenaturalpara

NEUMONIA » Síntomas y Prevención con Remedios naturales

marzo 30, 2019

ACERCA DE LA NEUMONIA

La neumonía es una infección que inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones del mismo. Los sacos aéreos se pueden llenar de líquido o pus (material purulento), lo que provoca tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar en el sistema respiratorio. Diversos microorganismos, como bacterias, virus y hongos, pueden provocar neumonía.

La neumonía puede variar en gravedad desde suave a potencialmente mortal en el cuerpo humano. Es más grave en bebés y niños pequeños, personas mayores a 65 años, y personas con problemas de salud o sistemas inmunitarios debilitados en su totalidad.

Imagen relacionada

Síntomas de la Neumonia

Varían de moderados a graves y dependen de varios factores que se lleguen a presentar, como el tipo de germen que causó la infección, tu edad y tu salud en general. Los signos y síntomas moderados suelen ser similares a los de un resfrío o una gripe, pero duran más tiempo que la misma.

Los signos y síntomas de la neumonía pueden incluir lo siguiente molestias:

  • Desorientación o cambios de percepción mental (en adultos de 65 años o más en adelante)
  • Tos que puede producir flema en la faringe
  • Fatiga casi seguido
  • Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor en el cuerpo
  • Temperatura corporal más baja de lo normal (en adultos mayores de 65 años y personas con un sistema inmunitario débil)
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Dificultad para respirar casi seguido

Causas de la Neumonia

La neumonía se clasifica de acuerdo con el tipo de germen que la causa y el lugar donde tienes la infección en el cuerpo.

Adquirida en la comunidad es el tipo más frecuente que se ha detectado. Ocurre fuera de los hospitales y de otras instalaciones de cuidado de la salud.
La causa puede deberse a estos factores que se mencionaran:

Imagen relacionada

  • Bacterias. La causa más frecuente de neumonía bacteriana en los EE. UU. es el Streptococcus pneumoniae. Este tipo de neumonía puede producirse sola o después de que hayas tenido un resfrío o una gripe en el cuerpo. Puede afectar una parte (lóbulo) del pulmón; esta afección se llama neumonía lobar.
  • Organismos tipo bacteria. El micoplasma pneumoniae también puede causar neumonía por completo. Generalmente produce síntomas más leves que los producidos por otros tipos de neumonía que se han encontrado. La neumonía errante es un nombre informal para un tipo de neumonía que, por lo general, no es lo suficientemente grave como para requerir reposo
  • Hongos. Este tipo de neumonía es más frecuente en personas con problemas crónicos de salud o un sistema inmunitario debilitado por falta de nutrientes para los órganos, y en personas que han inhalado grandes dosis de estos organismos. Los hongos que la causan se encuentran en la tierra o en las heces de las aves, y pueden variar según la ubicación geográfica que se este.
  • Virus. Algunos de los virus que causan los resfríos y la gripe pueden causar neumonía. Los virus son la causa más frecuente de neumonía en los niños menores de 5 años. La neumonía viral suele ser leve. No obstante, en ocasiones, puede tornarse muy grave si no se detecta a tiempo.

Remedios caseros para la Neumonía

Sin embargo, el uso de estos remedios caseros no excluye la necesidad de ingerir los medicamentos recetados por el médico como parte del tratamiento de la enfermedad que genera la neumonia, además de mantener una alimentación adecuada para que el paciente pueda recuperarse de forma más rápida y sanamente.

1. Té de tomillo con miel y limón

Un excelente remedio casero para la neumonía es el té de tomillo con miel y limón, ya que ayuda a eliminar la infección del pulmón y facilita la extracción de la flema que se generan por la misma infección. En el caso del limón es rico en vitamina C, que ayuda a fortalecer las defensas naturales del organismo y a mejorar el bienestar de los pulmones.

Imagen relacionada

Ingredientes

10 g de hojas frescas de tomillo;
1 palo de canela;
1 taza de agua;
50 g de miel;
Jugo puro de 1/2 limón pequeño.

Modo de preparación

Colocar el tomillo, la canela y el agua en una olla, tapar y dejar a fuego bajo durante 30 minutos seguidos. Después apague el fuego y deje que se enfríe un poco. Cuele, agregue miel y el jugo de limón, mezclando bien y dejándolo reposar durante 5 minutos más para que obtener así mejores resultados. Tomar 1 cucharada de este jarabe 2 veces al día, por la mañana y por la noche durante un máximo de 7 días aproximadamente.

Este jarabe está contraindicado durante el embarazo y en niños con menos de 6 años por sus altos contenidos en nutrientes.

2. Té de eucalipto

Un buen remedio casero para la neumonía y que puede ser utilizado por niños es el té de eucalipto porque ayuda a eliminar la flema ocasionado por la misma neumonia, auxiliando en la extracción de las secreciones infectadas del pulmón y en el tratamiento de la tos misma. El eucalipto puede ser utilizado en forma de té o inhalado a través del vapor del té para eliminar los molestos síntomas de la neumonia.

Ingredientes

1 cucharada de hojas picadas de eucalipto;
1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación

Agregar 1 cucharada de hojas picadas de eucalipto en una taza y cubrir con agua hirviendo hasta en su punto de ebullición, deje en reposo durante unos minutos, cuele y beba a continuación solo lo que se ha indicado.

También es posible inhalar el vapor de este té o colocar 5 gotas de aceite esencial de eucalipto en un recipiente con 1 litro de agua hirviendo por algunos minutos en promedio. Para aliviar los síntomas de neumonía en bebés, el recipiente puede ser colocado dentro del cuarto del bebé mientras duerme, pero a una distancia segura y fuera del alcance del niño para evitar quemaduras en su totalidad.

3. Té de alcachofa

Un buen remedio casero para la neumonía es el té de alcachofa para aliviar los síntomas de la neumonia, porque posee propiedades depurativas de la sangre que ayudan al organismo a recuperarse más rápido de una neumonía que se llegue a presentar.

Imagen relacionada

Ingredientes

2 a 4 g de las hojas de alcachofa;
1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación

Agregar las hojas de alcachofa y el agua hirviendo en una taza, deje reposar durante 5 minutos. Colar y beber de inmediato solo los ingredientes que se hallan indicado.