Saltar al contenido
Remenaturalpara

ALZHEIMER » Cuidado, Síntomas y tratamientos solo aquí

abril 1, 2019

¿Que es el alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La demencia es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias. El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

Las personas con el mal pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de. Personas que conocen. Un problema relacionado, el deterioro cognitivo leve, causa más problemas de memoria que los normales en personas de la misma edad. Muchos, pero no toda la gente con deterioro cognitivo leve, desarrollarán Alzheimer.

Con el tiempo, los síntomas del Alzheimer empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir. Pueden olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello. Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados totales. Esto puede ser muy estresante para los familiares que deben encargarse de sus cuidados.

El Alzheimer suele comenzar después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la persona envejece. El riesgo es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad.

Primeros síntomas del alzheimer:

En un gran número de personas afectas de enfermedad de Alzheimer, los primeros síntomas ocurren en relación con su capacidad para memorizar cosas nuevas. Esta función cognitiva se denomina memoria episódica o autobiográfica. La persona no es capaz de recordar hechos recientes y además no se incrementa sustancialmente su capacidad para recordar si le ayudamos con pistas o ponemos el hecho a recordar dentro de un contexto. Es esta incapacidad para utilizar claves es la que se afecta más selectivamente en la enfermedad de Alzheimer, mientras que en el envejecimiento, esta capacidad de valernos del contexto está preservada.

A estos síntomas de memoria, se suele asociar cierto cambio de carácter predominando la apatía. Posteriormente se van sumando síntomas tales como:

Desorientación en tiempo.
Incapacidad para dibujar y copiar figuras.
Incapacidad para denominar objetos comunes.
Discapacidad para discriminar bien cosas o personas, delirios, alucinaciones y agitación.
Finalmente, se afectan las funciones más básicas del ser humano, tales como la motora y las propias de regulación de nuestros órganos internos.
Este proceso evolutivo de síntomas se suele ir sumando de manera gradual en una media que se estima entre 5 a 15 años.

¿Que causa el alzheimer?

Las causas exactas de la enfermedad de Alzheimer no se entienden por completo, pero en su esencia son problemas con las proteínas cerebrales que no funcionan normalmente, interrumpen el trabajo de las células cerebrales (neuronas) y desencadenan una serie de eventos tóxicos. Las neuronas están dañadas, pierden conexiones entre sí y, con el tiempo, mueren.

El daño comienza con mayor frecuencia en la región del cerebro que controla la memoria, pero el proceso comienza años antes de que aparezcan los primeros síntomas. La pérdida de neuronas se disemina en un patrón algo predecible a otras regiones del cerebro. En la última etapa de la enfermedad, el cerebro se ha reducido significativamente.

> Placas. La beta-amiloide es un fragmento residual de una proteína más grande. Cuando estos fragmentos se agrupan, parecen tener un efecto tóxico en las neuronas y alterar la comunicación entre las células. Estos grupos forman depósitos más grandes denominados placas amiloides, las cuales también incluyen otros desechos celulares.

> Ovillos. Las proteínas tau tienen incidencia en el soporte interno y el sistema de transporte de una neurona para llevar nutrientes y otros materiales esenciales. En la enfermedad de Alzheimer, las proteínas tau cambian de forma y se organizan en estructuras denominadas ovillos neurofibrilares. Los ovillos interrumpen el sistema de transporte y son tóxicos para las células.

Alimentos para un apersona con alzheimer:

La alimentación hiperproteica fortalece el tejido muscular y la piel. La mayor proporción de proteínas se encuentra en las carnes rojas, el pescado azul, huevos, leche y verduras frescas. Las proteínas deben constituir no menos del 25% del total de la alimentación diaria.

> Los carbohidratos (patatas, legumbres, pasta), aportan sensación de saciedad por lo que no es aconsejable abusar de los mismos. Una diera equilibrada no debe llevar más del 20% del total en forma de hidratos de carbono. Las grasas siempre son necesarias, sin abusar de ellas, y siempre son mas aconsejables las de origen vegetal: Aceite de oliva, girasol, etc.

> Siempre es previsible que estos enfermos presenten un déficit de vitaminas, sobre todo de Vitamina C. Por eso es aconsejable darles más frutas y verduras frescas. Con este buen hábito evitaremos también la aparición de estreñimiento. Recordar siempre que todas las personas mayores suelen tener disminuida la sensación de sed. A los enfermos de Al zheimer es preciso darles agua con frecuencia.

> Cuando un paciente se niega a comer, intentar explicar por qué ocurre: Cambio de lugar de la comida, hace frío en esa sala, hay mucho ruido, la comida está fría o excesivamente caliente, tiene algún dolor, presenta estreñimiento, el cuidador tiene prisa por darle la comida. Cuando un paciente está encamado, debemos aportar con más razón una dieta hiperproteica para evitar la aparición de úlceras por decúbito.

Remedios caseros para el alzheimer:

* Té de toronjil y salvia.

De acuerdo con investigaciones del Medicinal Plant Research Centre, el toronjil (Melissa officinalis) y la salvia (Salvia officinalis) contienen compuestos que podrían ser útiles para aliviar síntomas del Alzheimer. Son hierbas de acción sedante y antiinflamatoria (entre muchas otras), por lo que podrías beber 2 o 3 tazas de té regularmente, procurando inhalar los vapores que exhala. En personas saludables, la salvia mejora la memoria.

Prepara los tés con 2 cucharillas de hojas secas de salvia y 2 o 3 cucharillas de hojas secas de toronjil por cada taza con agua caliente. Deja reposar durante 20 minutos y bebe.

Té de ginkgo.

Las hojas del ginkgo (Gingkgo biloba) han sido usadas desde hace mucho tiempo, primero por la medicina china tradicional, para reforzar las funciones cerebrales como la memoria, debido a que promueve la circulación y la vasodilatación. Se acepta que ayuda a retrasar y tratar el deterioro mental.

Las investigaciones aún están en curso, pero se recomienda consumir unas 3 tazas de té hecho con las hojas (1 cucharilla por cada taza de agua hirviendo) regularmente, sobre todo después de los 45 años de edad.

Etapas del alzheimer:

Primera Fase del Alzheimer: Fase Leve

Esta primera etapa tiene una duración aproximada de 3 años y en ella se observa un paulatino deterioro en la memoria episódica, especialmente. La persona olvida eventos recientes, no importa que hayan pasado 10, 15 o 20 minutos de un hecho determinado. Puede no recordar que ya comió u olvidar la conversación que tuvo con su hijo minutos antes. Asimismo, la percepción de su medio ambiente se ve disminuida, lo mismo que la memoria en cuanto al tiempo y el espacio se ve afectada.

Segunda Fase del Alzheimer: Fase Moderada

En esta segunda etapa, todos los aspectos de la memoria empiezan progresivamente a fallar. Este estadio tiene una duración aproximada de 3 años, durante el cual se producen importantes alteraciones de la función cerebral con aparición de síntomas más preocupantes o que llaman más la atención. Comienzan a surgir problemas de lenguaje (afasia), funciones aprendidas (apraxia) y reconocimiento (agnosia).

Tercera Fase del Alzheimer: Fase Grave

En esta tercera y última etapa, se presenta una amplia y marcada afectación de todas y cada una de las facultades intelectuales. Los síntomas cerebrales se agravan, acentuándose la rigidez muscular así como la resistencia al cambio postural. Pueden aparecer temblores y crisis epilépticas.

Prevención para el alzheimer:

La enfermedad de Alzheimer no es un trastorno que se pueda prevenir. Sin embargo, pueden modificarse varios factores de riesgo en el estilo de vida para el Alzheimer. La evidencia indica que los cambios en la dieta, el ejercicio y los hábitos para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular también pueden disminuir el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos que causan demencia. Las opciones de estilo de vida saludables para el corazón que pueden reducir el riesgo de Alzheimer incluyen las siguientes:

> Realizar ejercicios físicos periódicamente
> Consumir una dieta rica en productos frescos, aceites saludables y alimentos bajos en grasa saturada
> Seguir guías de tratamiento para controlar la presión arterial alta, la diabetes y el colesterol alto
> Si fumas, pídele a tu médico que te ayude a dejar de fumar

> Los estudios han demostrado que las habilidades de pensamiento preservadas más adelante en la vida y un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer se asocian con participar en eventos sociales, leer, bailar, jugar juegos de mesa, crear arte, tocar un instrumento y otras actividades que requieren un compromiso mental y social.